Juegos Peligrosos Que Dan Miedo

by Juan Yun 0

October 22nd, 2020 Español

Durante los meses de verano suelen salir, de vez en cuando, en los medios de comunicación noticias referidas a accidentes producidos en las piscinas, playas, ríos, lagos, etc. Accidentes ocasionados por los juegos expontáneos que se suelen dar en las superficies acuáticas.

En esta relación  con el medio acuático, sea en la piscina, complejo acuático, playa, río, etc. hay muchas situaciones que, en principio pueden paracer inocentes, pero que pueden provocar accidentes o un miedo al agua intenso en personas que antes de la mala experiencia sufrida jugango, no le tenían miedo.

A continuación describiré algunas situaciones típicas que se dan en el agua, sobre todo en las piscinas, suelen ser siempre en forma de juego:

Jugando a hacer ahogadillas entre los amigos. De estas ahogadillas algunos se acordarán toda su vida.

Si le hacen la ahogadilla a un individuo que no sabe nadar y que no está acostumbrado a meter la cabeza dentro del agua lo pasará muy mal, y posiblemente tras esa experiencia, no vuelva a acercarse al agua, ya que le habrá cogido más miedo del que tenía.

Jugando a saltar de pie, haciéndolo de variadas maneras.  Normalmente suelen ser niños o adolescentes. Jugar a saltar solo debería estar permitido en la zona profunda de la piscina y si se contemplan unas medidas básicas de seguridad. El socorrista debería advertirlo y enseñárselas a los bañistas.

Un juego aún más peligroso es coger carrerilla para después saltar desde el borde de la piscina. Con los pies mojados y el suelo resbaladizo. Tras el salto el usuario suele caer de cabeza o de cuaquier otra manera, sin control ninguno.

Jugando a saltar de cabeza. Si es peligroso en zona profunda ( entiendo por zona profunda aquella que va más allá de los 2 metros ) no digamos  si se hace en zona poco profunda. Hay que tener mucho cuidado y los adultos y socorristas deben estar muy atentos a estos juegos.

También es típica la broma, que alguien tire al agua, sin previo aviso, a otra persona . Con el consiguiente susto que se habrá llevado al verse en el agua de forma inesperada. Si ha caído en zona poco profunda puede haberse golpeado contra el fondo, y si la han tirado en la zona profunda y ha caído mal puede haberse hecho bastante daño ( suponemos que si la han empujado en zona profunda es porque sabe nadar ).

Otra situación que se da  en una piscina entre la gente que está nadando es que se choquen o se golpeen sin querer.

Pues bien, hay personas que no pueden soportar que las toquen mientras nadan porque se ponen muy nerviosas ( por su falta de seguridad en sí mismas ) y pueden perder el control, asustarse y bloquearse. En esta situación pueden llevarse un buen susto que les haya hecho perder la poca confianza que tenían. A partir de esa experiencia pueden haber cogigo bastante miedo y no volver al agua en mucho tiempo o no volver nunca más.

Típico también es el exceso de confianza ( del que ya he hablado en el anterior artículo ) cuando alguien se adentra en el mar desde la playa, sin calcular la distancia de alejamiento y sin tener experiencia de nado.

Si te adentras mar adentro porque crees que puedes y luego te das cuenta  que te has alejado demasiado de la orilla, puedes ponerte muy nervioso. Alguien te tendrá que sacar ( con suerte el socorrista si te has metido en el agua en una zona vigilada ) y te llevarás tan mala experiencia esperamos que para la próxima vez seas más prudente.

Situaciones de personas en las que se ha producido algún accidente de ahogamiento y ha sido presenciado por un tercero. Esta persona se ha llevado tan mala impresión de esta experiencia visual que probablemente habrá cogido miedo al agua.

Desgraciadamente también suele suceder la siguiente situación en un curso de natación. Contaré el caso real de uno de mis alumnos que se apuntó a mis cursos nadar sin miedo para adultos tras una penosa experiencia en otro curso:

Alumno adulto nuevo que comienza su primer día de cursillo.

Este alumno tiene miedo al agua. Se lo comunica a su instructor de natación y éste no tiene otra idea mejor que obligar a su nuevo alumno con miedo al agua a que salte de pie en zona profunda ( repito, el primer día de clase,  aunque pareza mentira esto todavía suele suceder ) para que se le quite “de golpe” el miedo al agua.

Esta creencia de algunos profesionales de que el miedo se va a quitar de golpe es absurda, pero parece que todavía permanece.

Esto también lo hacían con los niños antigüamente, siendo el monitor el que los tiraba u obligaba a saltar a la fuerza ( lo hicieron con mi hermana a la edad 10-11 años, creo, y no volvió más a un curso de natación hasta que no cumplió los 30 años ) en la primera clase.

0
Leave a Reply

Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments