¿ Los Hombres Nacen Nadando Y Las Mujeres No ?

by Juan Yun 0

April 29th, 2021 Español

No me dirijo aquí a un hombre y una mujer de un mismo nivel técnico. Lógicamente, si compitieran dos personas de diferente sexo con un mismo nivel técnico la diferencia la marcará la condición física más desarrollada, por naturaleza, del hombre. Aquí me refiero más a la población en general. A gente normal. Al miedo al agua y al aprendizaje de unos y otros.

No saber nadar es normal ( aunque mucha gente sepa nadar hay otra mucha que no sabe ) ya que el ser humano no nace nadando y tenerle miedo al agua es algo natural.

El medio acuático, para el que el ser humano no ha nacido para vivir en él de forma natural, a veces se presenta amable, inofensivo y otras veces hostil y peligroso. El miedo está para prevenirnos del peligro que representa. En última instancia para salvarnos la vida.

Quiero llamar aquí la atención sobre una cuestión que ya se puede ver, empíricamente, en las estadísticas de ahogamientos. En los 5 años que van del 2015 al 2019 la media de ahogamientos en hombres es del 78,8% y un 21,2% de mujeres. En el 2019 se ahogaron 347 hombres ( en España ) y 93 mujeres ( datos de la RFESS ). Estos datos se pueden extrapolar al resto del mundo.

El hombre le tiene menos miedo al agua que la mujer. El hombre aunque no sepa nadar o no sepa nadar bien, desprecia el peligro o no lo percibe como debiera. Precísamente por eso se ahogan más hombres que mujeres ( tome nota el lector varón ). En otras palabras, la mujer es más precabida ( incluso sabiendo nadar ) por el contrario el hombre es más imprudente.

Esto va en la naturaleza humana de los dos sexos y las consecuencias están ahí. No solamente en lo que concierne al agua sino en otros actividades peligrosas o con riesgo para la vida.

Podemos ver en los cursos de natación que hay más mujeres que hombres ¿ eso quiere decir que hay más cantidad de hombres que mujeres que saben nadar ? Pues no.

Aquí hay que tener en cuenta la cuestión genética y cultural. En principio, parece que los hombres solo por ser hombres están obligados a saber nadar puesto que, tratándose de una actividad física están más dotados naturalmente.

Viendo la natación como una actividad de fuerza y destreza y viendo que el hombre está más predispuesto genéticamente a poseer estas cualidades más desarrolladas que la mujer, parece natural que así sea. Pues tampoco.

La predisposición natural del hombre a poseer una mejor condición física que la mujer, hace que esto sea asumido culturalmente, y esta idea asumida por todos, hace que se extrapole de forma automática a todas las actividades físicas.

Si embargo, nada más lejos de la realidad en relación con la actividad acuática. El medio acuático impone unas condiciones especiales que hacen que la brecha, desde el punto de vista físico, entre mujer y hombre no sea tan grande como parece a simple vista.

Hay que tener en cuenta una cosa. Ningún neonato varón nace nadando ( por mucho que el feto se desarrolle en una placenta más o menos acuosa, a nadie se le ocurre lanzarlo al agua para que salga el solito nadando ). Los bebés ( machos y hembras ) aprenden a nadar, no nacen nadando. Lo que quiere decir que si al nacido macho, andando el tiempo, no le han enseñado a nadar, ni él se ha preocupado por aprender a nadar, evidentemente no sabrá nadar.

Sin embargo, culturalmente, se presupone que hay más hombres que saben nadar que mujeres, ya que viendo las estadísticas de los cursos de natación para adultos y también en las de los cursos para adultos con miedo al agua, generalmente hay más mujeres que hombres, por lo que pareciera que se confirma la creencia popular. Pero, ya digo, que no es así.

En realidad, hay muchos hombres que no saben nadar y si no se apuntan a estos cursos, ya de adultos, es por vergüenza frente al prejuicio de que los hombres ( solo por serlo ) deben saber nadar y además no deben tenerle miedo al agua.

No se apuntan menos hombres porque la mayoría de ellos sepa nadar que como ya digo esto no es así, sino porque no se han preocupado o no han podido aprender por las circunstancias que sean. Llegados a la edad adulta, les da vergüenza reconocer que no solo no saben nadar sino que además, muchos de ellos,  le tienen un elevado miedo al agua.

Sin embargo, las mujeres no tienen ningún problema en reconocer sus miedos y no sólo eso, si no que además no tienen ningún problema en enfrentarse a ellos para superarlos. En el aspecto cultural y psicológico la mujer gana, por decirlo así, frente al hombre.

Sirva este artículo de estímulo para los hombres con miedo al agua se animen a aprender a nadar. Que se olviden de los estúpidos prejuicios y se lancen a apuntarse a un curso de natación.

0
Leave a Reply

Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments