La verdadera razón por la que no fuiste rápido en tu campeonato princi

by Alejandro Madde 0

June 06th, 2016 Español

Has estado fantaseando este momento exacto durante meses.

Fue el destino, tú te lo debes, y hoy es tu momento, tu momento de brillar.

A medida que el juez hizo sonar el silbato, y te paraste sobre el bloque de partida y te quedaste mirando el agua calma en tu carril, la piscina quedó en silencio.

Te agachaste, te agarraste del bloque tan fuertemente que tus nudillos se volvieron blancos y cuando arrancaste en la partida parecía que estabas siendo lanzado desde un trampolín a través del aire.

Hay un pequeño shock por el agua fría. Encaras la línea negra moviéndose rápidamente por debajo de tus brazos que estaban encerrados en una línea de corriente tan fuerte que el agua parecía caer encima.

La ruptura se hizo con tal velocidad y poder que se rompió un poco demasiado tarde; poco acostumbrado a la velocidad pura que era difícil juzgar dónde estabas en términos de profundidad.

No importa.

Ibas tan rápido que casi no hizo una diferencia.

Te sientes liviano en el agua, vas tan rápido que no sientes en qué momento haces dos largos, mientras que conscientemente tienes que agarrar el ritmo para el resto de la carrera.

Te precipitas a la llegada en una ola blanca, cronometrando el toque perfecto.

Tu cabeza se mueve alrededor, buscas en los nombres en el tablero, medio esperando para ver “NUEVO RECORD DE PISCINA” o “¿Todos han visto qué tan rápido nado este chico?” Al lado de tu nombre …

Solamente…

El tiempo no se ve bien.

Te quedas quieto. Buscas en tu frente para sacar los lentes de tus ojos.

Ves tu nombre …

“Sí, ese soy yo … Esa es mi carril …”

Pero el tiempo …

Colocas ambos brazos en el carril, intentas recuperar el aliento, y luchas por captar el momento.

¿Cómo…?

“¿Cómo pasó esto?”

Es un proceso lento, un paseo solitario por la piscina de agua caliente que está abajo.

Sin pasar cerca de tu equipo que está sentado cerca para que tus compañeros no te consuelen.

“Buen nado”, dicen.

Vas a la piscina de aflojamiento, ignorando las miradas de tus padres en las gradas, que parecen estar consultando con otros padres acerca de lo que había sucedido.

“No sé”, dicen con un encogimiento de hombros.

Pero, ¿tú lo sabes?

A medida que flotas lentamente y nadas en la piscina de aflojamiento, es difícil no pensar en las peores cosas sobre ti y la piscina …

“Sabía que no iba a ser tan bueno …”

“Obviamente, yo nunca voy a ser tan exitoso como sueño…”

“Total y absolutamente apesto en este deporte. Lo odio.”

Si esta situación suena dolorosamente similar es porque nos pasa a casi todos nosotros.

Observa por más de quince minutos una competencia de natación local y verá estos pensamientos en el lenguaje corporal de los nadadores que están no estuvieron a la altura de sus expectativas.

Y también lo han hecho casi todos los otros nadadores en el planeta, independientemente de si son un campeón olímpico o un novato o en cualquier lugar en el medio.

La razón de que no alcanzar sus objetivos no es que apestas …

O que no lo mereces…

Se debe a que tus expectativas estaban lejos.

En otras palabras…

Tu auto-conciencia no estaba en punto.

Por qué es importante la conciencia de sí mismo (mucho más de lo que crees)

La autoconciencia es difícil, a veces brutal, pero la mejora es imposible sin ella.

Es también una habilidad difícil de adquirir.

Para casi todos nosotros nunca podemos conjeturar realmente cuál va a ser el resultado.

Al lado de las raras ocasiones en que por completo superamos nuestras expectativas son una docena de momentos en los que caemos incomprensiblemente por debajo de ellas.

La conciencia en ti mismo puede también, bueno… doler.

La mayoría de los nadadores no tienen el corazón para romper objetivamente su natación.

¿Por qué?

Debido a que hiere su orgullo demasiado como para reconocer que en realidad no estaban haciendo las cosas tan bien como lo imaginaron.

Es más seguro y más fácil vivir en la tierra de la imaginación de lo que es necesario para hacer frente a las realidades de cómo estamos entrenando realmente en el agua.

Ver también: 15 entrenamientos épicos para nadadores de competición

Comienza por la AUDITORÍA DE TU FORMACIÓN

El camino para ser conscientes de nosotros mismos comienza con la crítica de lo que estamos haciendo actualmente.

En lugar de simplemente notar qué tan malos somos para nadar o “no merecerlo”, debemos hurgar bajo el capó de nuestra formación.

¿Cuáles son las cosas que te han llevado al éxito en el pasado?

A lo largo de tu carrera hasta el momento, ¿Cuáles son los momentos en los que has brillado de verdad?

¿Cuáles fueron las circunstancias que te llevaron allí?

Si realmente deseas ir abajo y sucio te retaría a escribir tus entrenamientos (incluyendo la calificación a ti mismo en la calidad de los metros nadados, el esfuerzo que diste y cuán comprometido estuviste) durante dos semanas para ver realmente lo que estás haciendo a en la piscina.

Al final de las dos semanas que tendrás una descripción muy detallada de tu natación.

La consistencia y patrones van a ser un poco chocantes, si nunca has hecho este ejercicio antes.

No te sientas mal si ves una gran cantidad de malos hábitos que salpican tus días de entrenamiento…

Si ves que no estabas realmente haciendo todo en muchas prácticas, o que los niveles de enfoque fueron bajos, o que estabas simplemente jugando más juegos de los que te dabas cuenta, simplemente significa que tienes un montón de cosas que se puede trabajar y mejorar.

Ser consciente de ti mismos inicia con tener una comprensión clara e imparcial de lo que estás haciendo en la piscina.

Obtén retroalimentación regular de tu ENTRENADOR

Obtener retroalimentación sólo después de tu gran carrera no es suficiente.

En aquellos momentos el entrenador normalmente te mirará a los ojos y recordará todas aquellas prácticas que te has perdido. Las series principales que abandonaste. Los intervalos más duros que te perdiste.

Y, por supuesto, el dolor y escozor a causa ese resultado pueden lanzarte a un mayor nivel de compromiso por un período de tiempo, pero con el fin de sostener esa ola necesitas saber qué es lo que estás haciendo y lo que está funcionando.

Puedes obtener un poco de objetividad a través del uso de un diario de entrenamiento, pero el poder de esta herramienta alcanza su máximo con la ayuda regular de tu entrenador.

Después de la práctica de todos los sábados debes sentarte con tu entrenador durante dos minutos y repasar la semana. Recuerda, la meta es la objetividad aquí, para tener una idea de cómo se está entrenando en realidad, a fin de mantener una mente abierta.

Sí, puede que no siempre te guste lo que él o ella tiene que decir, pero debes estar dispuesto a estar abierto a su evaluación de cómo estás respondiendo al entrenamiento.

LA AUTOCONCIENCIA es tu arma

Las actuaciones impredecibles en los campeonatos son las peores.

Los dos estamos de acuerdo en eso.

Y, sin embargo, muchos nadadores carecen de la conciencia de sí mismo que se necesita para crear expectativas que tienen sus raíces en la realidad.

Esperamos que un gran tiempo salga de la nada en la gran competencia. Nos decimos que nos va a aparecer cuando más importa. O que hemos entrenado más duro y más a menudo de lo que realmente hemos hecho.

La competencia simplemente deja al descubierto lo que hicimos en la práctica.

La clave para hacer los cambios necesarios para que los resultados que deseas en la competencia …

Y en la práctica …

Comienza con tener la auto-conciencia necesaria para hacer los cambios adecuados.

Leave a Reply

About Alejandro Madde

Nacido en Santa Cruz de la Sierra el 6 de mayo de 1988, egresado en 2012 en finanzas, fue parte del equipo boliviano que participó en los Campeonatos Mundiales en Melbourne2007 y Roma 2009. Actualmente, luego de una pausa de más de 2 años ha vuelto a entrenar y competir, …

Read More »

Don't want to miss anything?

Subscribe to our newsletter and receive our latest updates!