17 cosas que todo nadador hace (pero que nunca admitirá)

by Adrian Mancebo 0

March 22nd, 2019 Español

Original de Olivier Poirier-Leroy. Únete a su boletín semanal de motivación para nadadores haciendo clic aquí.

Somos un grupo divertido. Metemos la cabeza en el agua durante horas seguidas y hacemos guerra de miradas con una línea de azulejos negros (generalmente perdiendo). No nos afeitamos el cuerpo durante meses y pasamos miles de horas entrenando para rebajar décimas o centésimas de segundo.

Hay cosas a las que nos enfrentamos seriamente (orinar en la piscina es un ejemplo evidente), y muchas otros que ni siquiera admitimos por completo.

Aquí les contamos 17 cosas que los nadadores hacen, pero que nunca admitirán:

1. Tener una “avería” del equipamiento. Es extraño que en las gafas siempre se filtre agua, que se rompan o que salgan disparadas de nuestras cabezas cuando el set principal está empezando. Ese cordón que desaparece de nuevo en nuestro traje, o esos tapones de los oídos por los que se filtra el agua, o el gorro que de repente se rompe.

2. Contar mal las repeticiones. Liderar el carril tiene su parte de responsabilidad: todos simplemente asumen que estás contando bien las repeticiones. Si te pierdes la última vuelta y te paras antes, y el entrenador no se da cuenta, ¿quién eres tú para decir lo contrario?

3. Equiparar el entrenamiento con la ducha. Pasamos horas y horas nadando de un lado a otro en cubos de agua clorada, y sabemos que harán falta al menos 2-3 duchas para deshacerse del olor, así que realmente, ¿vale la pena ducharse entre entrenamientos?

4. Salir antes para marcar un tiempo mejor. No importa que el entrenador ponga los ojos en blanco cuando hacemos un tiempo cercano a nuestra marca personal en la última repetición del set. En el fondo sabemos que no cuenta. Nos hemos salido unos segundos antes de lo que deberíamos.

5. Convertimos ese resfriado en algo posiblemente grave. Tener un caso aleatorio de resfriado es casi inevitable durante el transcurso del invierno. Para algunos de nosotros, sin embargo, ese resfriado se exagera en algo similar a la gripe para poder saltarse el entrenamiento de la mañana.

6. “Accidentalmente” no puso su alarma. Hay pocas cosas más terroríficas que ver media docena de llamadas perdidas del entrenador en tu teléfono celular cuando te levantas una hora tarde. ¡Puedes dar la excusa de “mi teléfono murió”!

7. Tener la cara llena de mocos. La mayoría de los nadadores experimentados han aceptado con dudas que orinar en la piscina va a suceder. ¿Pero sonarse la nariz? ¿Quitarse el picor y escupirlos en el agua? Venga ya, tenemos que poner un límite.

8. Tomar descansos extra largos en el baño. Claro, en cualquier otra situación no tienes problema para orinar en la piscina, pero cuando ese set principal se dibuja en la pizarra, de repente ya no puedes orinar en la piscina y tienes que ir al baño. También podrías tomar una ducha caliente de 10 minutos mientras vas al baño.

9. Abusar de la pared en los sets de patada. Cuando consideras que entre el impulso inicial y la llegada a la pared desde las banderas, solo estás pateando el 60% de la longitud de la piscina, no es de extrañar que la patada de algunos nadadores nunca mejoren.

10. Apoyarse en la corchera del carril. Los espaldistas tienen un poco de ayuda en el rendimiento cuando se sienten un poco vagos o necesitan un impulso: ¡la corchera del carril! No importa que cuando te apoyes en ella, toda la corchera se hunda bajo el agua durante un par de segundos (por lo que no es muy sutil), aún así lo haces cada vez que tienes la oportunidad y lo negarás hasta el final de los tiempos.

11. Empujar contra la pared a los compañeros de equipo en los sets de brazada. La respuesta es sí, si estás en el carril de al lado del que estamos compitiendo. En el set principal. Calentar. Enfriar. Sets de brazada. Infierno, incluso sets de remada. Esta pasando.

12. Pasamos la mitad del tiempo de las competiciones observando a nuestros crush. Sí, probablemente deberíamos pasar más tiempo calentando. O repasando nuestras carreras anteriores. Pero solo tenemos la oportunidad de observar a nuestros crushes de otros equipos en las competiciones, ¡así que no podemos desaprovecharla!

13. Respiraciones furtivas en los sets de hipoxia. El entrenador en su infinita sabiduría ha decidido no puedes hacer tu patrón de respiración típico 1-3-2-1 para el set principal, y que, en cambio, deberás respirar cada 5 o 7 brazadas. Has descubierto que si giras la cabeza súper, súper rápido para una pequeña respiración, el entrenador generalmente no lo notará.

14. Solo usar un brazo. Los sets de mariposa son lo suficientemente difíciles tal y como son, pero si el carril está lleno, puedes usarlo como una excusa para lanzar unas cuantas brazadas con un solo brazo en lugar de nadar con dos brazos tipo  T-Rex.

15. Nos escondemos durante los sets principales. Lo bueno de la piscina local es que hay muchos lugares para esconderse del entrenador. Al otro lado de la mampara, en la niebla mañanera que cae sobre la piscina durante los entrenamientos de la mañana, y por supuesto, en los vestuarios.

16. Cantamos la misma canción una y otra vez durante el entrenamiento. Algunas canciones están perfectamente diseñadas para que los nadadores las reproduzcan en sus cabezas. No siempre son canciones que admitiríamos que cantamos una y otra vez en nuestra mente mientras nadamos sobre de la línea negra. “Call Me Maybe”, por ejemplo.

17. Lesiones que llegan en el momento justo. Todos hemos hecho esto en algún punto. Ni siquiera mientas. Llega el set principal, no te sientes muy confiado, por lo que el pequeño dolor en tu hombro da la sensación de que podría inflamarse por completo (aunque no lo haga). ¿La solución? Ponerse aletas. Hacer un set de patada. O mejor aún, ir a la bañera de hidromasaje con una bolsa de hielo.


SOBRE OLIVIER POIRIER-LEROY

Olivier Poirier-Leroy es un ex-nadador a nivel nacional. Es el editor de YourSwimBook, un cuaderno de bitácora de diez meses para nadadores de competición.

Conquer the Pool Mental Training Book for Swimmers

También es el autor de Conquer the Pool: La guía definitiva del nadador para una mentalidad de alto rendimiento, un libro de entrenamiento mental recientemente publicado para nadadores de competición.

Combina la investigación en psicología del deporte, las hojas de trabajo y las anécdotas de atletas olímpicos del pasado y del presente para dar a los nadadores todo lo que necesitan para conquistar el lado mental del deporte.

¿Listo para llevar su mentalidad al siguiente nivel?

Haga click aquí para saber más sobre Conquer the Pool.

In This Story

Leave a Reply

Want to take your swimfandom to the next level?

Subscribe to SwimSwam Magazine!