9 señales que te dicen que tienes un cuerpo de nadador

by Edgar Crespo 0

April 14th, 2017 Español

Este pequeño artículo fue originalmente publicado en yourswimbook.com. Suscríbete a los Boletines de motivación y de noticias semanales de Olivier para nadadores competitivo al hacer clic aquí. 

Hay un montón de beneficios cuando escoges la natación como tu deporte preferido, pero probablemente no hay otro deporte que nos de ese cuerpo que muchos desean. 

Después de todo, ¿cuántas veces has oído decir a alguien, “Ese muchacho tiene cuerpo de jugador de Football!” 

Un cuerpo de un nadador recibe mucha admiración porque tenemos mucha definición de los músculos, pero no demasiada. Por lo general, los nadadores son altos, con extremidades largas, flexibles, con hombros anchos y la mayoría del tiempo, con abdominales bien definidos. El “look” del nadador competitivo es uno de los que está de moda en cualquiera temporada. 

Aquí hay 9 de señales de que te dicen que tienes un cuerpo de nadador: 

1. Eres alto. (En su mayoría) 

Los nadadores competitivos son excesivamente altos. 

Por ejemplo, el promedio de altura de los nadadores profesionales que han batido el récord Mundial de los 100m Libres (Crol) es de 6 pies 4 pulgadas (1.93m). Si nos vamos al pasado, exactamente 1976, Rowdy Gaines, de los Estados Unidos, ha sido el más pequeño entre el grupo de nadadores con 6 pies 1 pulgada (1.85m) (la cual, es la altura de Missy Franklin y la velocista australiana Cate Campbell). 

Pero no teman mis amigos más pequeños, todavía hay espacio para aquellos que no nacieron con padres de tamaño de jugadores de Basketball de la NBA. 

La leyenda de la natación de distancias largas, Janet Evans, su altura era de 5 pies 5 pulgadas (1.65m). David Berkoff, el hombre con una de las mejores patadas de delfín debajo del agua, que hizo historia en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, era 5 pies 8 pulgadas (1.73m). Y actualmente, el japonés y super estrella, Kosuke Hagino es 5 pies 8 pulgadas (1.73m). Esto muestra que normalmente la tendencia general de los nadadores es de ser altos, no hay nada que te impida ser bueno, si eres más pequeño. 

2. Eres flexible. 

Antes de que Michael Phelps comenzara a nadar, en el partidor (bloque de salida) entrelazaba las manos estirándose y terminaba golpeándose en sus laterales con sus brazos y las manos detrás de la espalda. 

Phelps tiene tobillos muy flexibles como también rodillas y codos. 

Los nadadores tenemos que tener laterales, hombros y espalda flexibles para realizar movimientos generales y necesarios para poder nadar rápido. Después de todo, mover nuestros brazos por encima de nuestros hombros por miles de metros, nos obliga a ser al menos ligeramente flexibles.

3. Eres fuerte. 

No estoy hablando de ser capaz de levantar cantidades excesivas de peso en el gimnasio, sino de fuerza. (Aunque el velocista estadounidense de Libre (Crol), Nathan Adrian, levanta 160 libras de Dummbell Press por brazo, podríamos referirnos acerca de esto). Michael Phelps podía hacer más de 30 “Pull ups” sobre la barbilla a la vez. 

Natalie Coughlin destruía las pesas en términos de fuerza. 

Mientras no nos ven levantando y empujando coches, seguro nos verás elevándonos a nosotros mismos con “Pull ups” sobre la barbilla con relativa facilidad. 

4. Tienes grandes laterales. 

Con todo los ejercicios que haces sobre los hombros y cabeza, los laterales se van a desarrollar más de lo normal. Tus laterales van a través de la totalidad de tu espalda (latissumus dorsi significa espalda más amplia en Latín), que va desde la columna hasta los hombros. 

Después de miles de metros que realizamos al nadar en el transcurso de nuestros carreras en la natación, estos músculos se vuelven más grandes.

El tamaño de la espalda es un sello de un nadador competitivo, independientemente de su carrera o distancia. Este pequeño detalle, no tan sutil, indica de que eres un nadador.

5. Tienes Hombros de Nadador.

O como los llamamos…hombros. 

Son tan pronunciados que tienen un nombre específicamente para nosotros, los nadadores. 

Tener la forma de “V” es común para los nadadores por lo ancho que tenemos los hombros. 

El efecto de tener un espalda y hombros anchos significa que comprar ropa es algo difícil. Sentarse en el asiento del pasillo de un avión significa que estarás en el camino del carrito con bocadillos y bebidas o si estás cerca del baño, estarás en el camino de las personas que van en esa dirección sin importar que tanto te acomodes en tu asiento para no molestar a los demás. 

No importa dónde estés por el mundo, de seguro pudieras reconocer un nadador por la comparación de sus hombros con relación a su cintura. 

6. Eres como un torpedo. 

A pesar de todos nuestra fuerza y la cantidad de tiempo, tanto en la piscina como en el gimnasio de pesas, tenemos mucha definición muscular.

Después de todo, tener éxito en la natación lo demanda. 

A diferencia de nuestro hermanos y hermanas de otros deportes, los nadadores competimos en un medio que trata de hacernos lentos en cada brazada. 

El agua tiene un densidad de casi 800 veces más que el aire al estar a nivel del mar.

Nadadores que tienen menos masa muscular son recompensados con mucho menos arrastre que los atletas musculosos. El resultado final de este detalle dentro del agua es que es más eficiente y rápido en la natación. 

7. El cabello siempre está húmedo y deteriorado. 

No es demasiado difícil distinguir nadadores, de la población en general, con tan sólo mirar su cabello. 

Durante el invierno, la mayoría de los nadadores son los que tienen el cabello y cabeza mojada las primeras horas del día, con la parte posterior de sus camisas y suéteres súper mojados. 

Durante el verano, cuando se nada al aire libre, los rayos ultravioleta más el cloro de la piscina, pone el cabello súper deteriorado. Rígido y a la vez súper frágil, si le das vueltas o trenzas tu cabello con mucho entusiasmo, seguro quedarás con cabello en tu mano.

Aunque existe la idea errónea de que el cloro cambia el color de tu cabello natural a verde (en realidad los culpables son los sprays de cabello, rastro de cobre en el suministro de agua o residuos de cobre en el alguicida que se disuelve en el agua y otros factores); lo que nos distingue es lo húmedo, los enredos y el casi “look de Surfer” que nos identifica a nosotros. 

8. Tienes demasiados tríceps. 

Por un momento imagínate…un nadador con hombros anchos y una extensa latissumus dorsi con… pequeños tríceps?? 

Sería algo extraño, ¿cierto?

Con todos los asombrosos músculos de la espalda de los nadadores, también están dotados con grandes tríceps. 

Para todo los nadadores con excepción de aquellos nadadores de braza (estilo pecho) (sólo les llamó a ustedes extraños porque nunca he aprendido a ese estilo. Así que tal vez estoy un poco celoso…) que utilizan sus tríceps para terminar la brazada. Lo que significa que en el transcurso de su carrera profesional en la natación, los nadadores de braza (pecho) hacen alrededor de 3.2 millones de extensiones de tríceps. 

Con ese tipo de trabajo, están obligados a tener enormes tríceps. 

9. La cantidad de vello corporal que siempre tienen que quitarse. 

Los vellos son parte del cuerpo, ¿verdad? Así es! 

Esto significa largas horas de tortura de afeitado para algunos de los hombres más desarrollado y lamentable también para algunas mujeres que tienen mucho vellos en las piernas.

No importa cuántas veces nos pregunten – “pero, ¿en verdad, hace realmente alguna diferencia?” – todo los nadadores sabemos que sí, en realidad hace la diferencia. 

Es imposible reemplazar lo que se siente cuando te lanzas al agua después de afeitarte. Es como si alguien te diera un apoyo extra para nadar más rápido. 

Y no importa cuántas veces nos cortemos al afeitarnos ni cuántas veces nos afeitamos contra algunos granitos que tengamos. Siempre vale la pena cuando nos sentimos increíble al lanzarnos a la piscina.

In This Story

Leave a Reply

Be the First to Comment!

wpDiscuz